¿Qué es más importante, que se vista solo o que se vista correctamente?

Aprender a vestirse es uno de los mayores logros del niño durante su etapa infantil, pero que es más importante ¿vestirse solo o vestirse correctamente?.

Vestirse es una acción cotidiana que el adulto es capaz de realizar con facilidad. Sin embargo, debemos recordar que para el niño supone todo un reto motor y cognitivo. Ponerse un jersey, abrocharse un botón o atarse los cordones requiere de una maduración neuromotora que permita la adquisición de estas habilidades.

En la sociedad de la imagen y la inmediatez, muchos padres tendemos a ayudar al niño a vestirse en cuanto vemos que no lo consigue. La mayoría de padres no quieren que sus hijos se agobien, llegar tarde o que su hijo llegue mal vestido a la guardería.

Intentar resolver el rompecabezas neuromotor que supone para el niño vestirse es una herramienta más para alcanzar la madurez neuromotora que todo niño necesita.

Fomentar la autonomía

Hoy en día la frustración no está de moda, y buscamos la forma de que el niño se frustre lo menos posible. Las zapatillas ya no tienen cordones, se ha sustituido los botones por el velcro, los pantalones tienen gomas para evitar botones y cremalleras . Todo evoluciona para facilitar la vida del niño. Sin embargo esta evolución puede ir en detrimento del desarrollo neuromotor del niño.

Abrochar un botón o atarse los cordones va a permitir el desarrollo de la fuerza y la coordinación óculo- manual. El niño tendrá que planificar una estrategia para conseguir un objetivo.

Conseguir un objetivo complejo sin la intervención de un adulto reforzará la autoestima del niño y un niño con autoestima será un adulto feliz.

Utilizar módulos de espuma o madera que permitan el agarre, el gateo o el impacto va a contribuir al desarrollo muscular y óseo necesario para todas las acciones motoras que requiere la acción de vestirse.

Además de crear entornos de desarrollo neuromotor, los padres deberán cargarse de paciencia. El logro de conseguir una acción por si mismo será mucho más beneficioso para el niño que ir perfectamente vestido gracias a la ayuda de papá o mamá.

Consejos para enseñar a un niño a vestirse solo

Vestirse no es más que maduración neuromotora y un proceso de ensayo y error. Si conseguimos que el niño tenga una correcta maduración músculo esquelética entre los 12 y los 18 meses que es cuando los niños comienzan a desvestirse, la tarea de vestirse será mucho más sencilla.

Fomenta el juego neuromotor

Antes de intentar vestirse deben darse las bases de maduración biológica necesaria para poder realizar una acción de pinza, o la coordinación visual para introducir un botón. Por lo tanto, el juego motor en el suelo y con elementos de agarre estará preparando al niño para las acciones motoras más complejas como vestirse.

Organiza el tiempo

Si a la hora de vestirse todo son prisas y al final tienes que acabar vistiendo al niño tú, quiere decir que no hemos dado el tiempo suficiente para vestirse. Debemos conocer al niño y sobre todo saber su grado de habilidad. El primer día que el niño intente vestirse solo puede que necesite más de una hora pero poco a poco ese tiempo se irá reduciendo. Somos los adultos los que organizamos el tiempo que necesitamos para salir de casa y en está organización tendremos en cuanta el grado de habilidad del niño.

No lo compares

Cada niño tiene su ritmo de desarrollo que irá determinado en función de sus características biológicas y cognitivas. Tu labor es la de animas no la de comparar. Todos los niños lo consiguen tarde o temprano, por lo tanto anima a tu hijo y apóyalo.

Vestirse puede ser divertido

Podemos encontrar canciones en internet que les ayudan a vestirse, jugar a los disfraces de carnaval, vestir a sus muñecos favoritos, son muchas las estrategias que podemos utilizar para convertir el proceso de vestirse en una maravillosa aventura.

Utiliza las recompensas

Vestirse es una habilidad compleja sobre todo en su primera etapa. Por eso te recomendamos dar recompensas cuando el niño lo consiga solo. Si consigue vestirse solo un número de días determinados a la semana se le puede dar una pequeña recompensa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba