Moverse en libertad

Método pedagógico desarrollado en el instituto de educación infantil Loczy por la pediatra Emmi Pikler. Este método concibe al niño como un ser pleno capaz de desarrollarse de forma autónoma.

En su libro Moverse en libertad analiza la importancia de la intervención del adulto en el desarrollo del niño.  Según la doctora Pikler, la intervención del adulto en los primeros estadios del desarrollo moto (sentar al niño, darle la vuelta, ayudarle a caminar, etc), no es un requisito necesario para la adquisición de estos patrones motores. Es más, dar soporte técnico a estos movimientos, no solo no ayuda al desarrollo infantil, sino, que resultan perjudiciales. Mantener al niño en posiciones artificiales que aún no domina  le harán  repetir patrones nerviosos erróneos que no le servirán en el futuro.

Método Pikler

En el método Pikler siempre parte de tumbar el niño sobre su espalda hasta que el pueda voltearse por si mismo. El adulto no debe intervenir cuando el niño se sienta, gatea o se pone de pie. Tampoco se le ayuda cuando el niño busca apoyarse en el adulto. Si esto sucede el adulto puede cogerlo en brazos para fomentar el apego pero no se le ayuda en la acción motriz de caminar o ponerse de pie. Sin embargo, si el niño ya domina un patrón motor determinado y tiende la mano al adulto este se la dará para fomentar el vínculo porque el niño ya ha adquirido de forma autónoma la habilidad motora.

Para que esto suceda la doctora Pikler nos da algunas recomendaciones para favorecer el desarrollo neuromotor del bebé.

  1. La Ropa: La ropa debe ser cómoda y que no obstaculice el movimiento. La pediatra recomienda no usar calzado, buscando materiales sobre los que el niño pueda caminar descalzo. Para entornos de exterior se evitará el calzado de suela rígida buscando la suela que más se adapte a la forma natural del pie.  Pikler recomienda utilizar la ropa estrictamente necesaria para conseguir la mayor libertad de movimiento.
  2. El espacio:  Cuando el niño ya es capaz de desplazarse, el adulto debe proporcionar el entorno necesario para favorecer el movimiento. Evitar elementos que puedan dañar al niño en  su movimiento es fundamental. Emmi Pikler no pudo conocer los bloques y elementos de espuma, pero garantizan un espacio muy estimulante para el niño en un entorno de total seguridad.
  3. Los materiales: A partir de los tres meses donde el niño ya es capaz de voltear, el adulto pondrá materiales estimulantes por el entorno que el niño podrá utilizar de forma libre. Pikler recomendaba usar areneros o los propios árboles como materiales enriquecedores. Además la doctora desarrollo su famoso triangulo Pikler.  Hoy en día, la industria de los materiales ha avanzado mucho y se pueden encontrar materiales igual de estimulantes y mucho más seguros para favorecer el movimiento libre del bebé.

Resultados en el desarrollo infantil

El método Pikler busca un estado afectivo adecuado  a través de la satisfacción personal de conseguir los logros por si mismo. El adulto debe dar cuidado y a atención a los niños. Sin embargo, en el método Pikler , la alegría del niño proviene del logro autónomo en cada fase del desarrollo motor. Además, el niño buscara que el entorno perciba su logro para compartirlo en los adultos.

El método permite la maduración del sistema nervioso partiendo de las características biológicas de cada individuo. Se crea por lo tanto un entramado nervioso adaptado a las características individuales  y no a las expectativas de los padres respecto a otros niños. Además el método consolida una autoestima fundamental desde los primeros meses de vida. Los logros que el niño consiga por si mismo reforzaran su capacidad de autosuperación a lo largo de toda la vida.

Por lo tanto para poder aplicar la pedagogía Pikler en tu propia casa, se deben aplicar dos principios fundamentales:

  1. No obstaculizar el movimiento libre del niño con ayudas paternas innecesarias para acelerar el proceso natural de desarrollo neuromotor.
  2. Asegurar los materiales necesarios para permitir la libertad de movimiento en un entorno de total seguridad.

El movimiento libre va a permitir la maduración del sistema nervioso para favorecer un correcto desarrollo emocional e intelectual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba