Psicomotricidad en el sistema neuromotor

Dividir los contenidos en módulos facilita el aprendizaje. Catalogar ideas facilita la memorización que es una parte muy importante del aprendizaje. Bajo esta idea el ser humano ha dividido el cuerpo humano en regiones o sistemas corporales. Sin embargo, aprender sobre desarrollo humano implica entender que estos sistemas no son cajones estancos. El cuerpo se desarrolla en la medida en que estos sistemas corporales interactúan entre sí. Por lo tanto, analizamos la psicomotricidad para la integración del sistema neuromotor.

Integración de sistemas

Es el encargado de la integración con el entorno a través dl movimiento. Esta formado por diferentes sistemas que interactúan entre si. El más visible es el sistema locomotor o miofascial. Formado por músculos, huesos, articulaciones, o las facias. No obstante, un sistema por si solo no puede generar nada. Por eso, por encima del sistema locomotor existe un sistema mucho menos visible. Un sistema nervioso tiene una función organizadora. Gracias a él es posible recibir un estímulo externo y dar una respuesta motora. Sin embargo, este sistema por si mismo tampoco sirve de nada.

Es la relación entre el sistema miofascial y el sistema nervioso lo que hace del cuerpo humano una maquina perfectamente engranda para el aprendizaje. Toda acción motriz tiene su origen en el sistema nervioso central. Así pues, el cerebro asocia un estímulo a una tarea concreta que el sistema miofascial se encargará de ejecutar.

La retroalimentación entre ambos sistemas a través del ensayo y error genera una eficacia cada vez mayor en la respuesta. Por lo tanto, el sistema miofascial no solo se encarga de generar una respuesta motora a un impulso nervioso, sino que, nutrirá al sistema nervioso de información para dar cada vez una respuesta más eficaz.

Podemos por tanto, definir el movimiento como el resultado de los mejores intentos del sistema nervioso central para crear una estrategia motora adaptada a las características anatómicas, fisiológicas y biomecánicas de cada individuo.

Relevancia de la psicomotricidad en el sistema neuromotor

La psicomotricidad es la mejor herramienta para conseguir la maduración y el desarrollo anatómicos, fisiológicos y biomecánicos del bebé. El desarrollo del sistema miofascial a través del movimiento permite al cerebro mejores intentos en la creación de estrategias motoras para resolver problemas.

«Teoría de la integración»

Crear una estrategia motriz para la escritura en un niño que no ha madurado su sistema óseo solo generará frustración a largo plazo porque el sistema nervioso tendrá que crear una nueva estrategia motriz para unas características anatómicas cambiantes.

La psicomotricidad permite la maduración biológica del bebé para generar estrategias motoras para leer o escribir sobre unas bases biológicas correctamente asentadas.

Jugar con bloques de psicomotricidad variados y cambiantes es la forma más elevada de investigación en el niño. Permite el ensayo y error que el sistema neruromotror necesita para generar una estrategia motora de calidad.

Buscar entornos de juego estimulantes es la mejor manera de permitir que el niño se divierta a la vez que su sistema neruromotor integra diversos sistemas corporales para almacenar estrategias motoras eficaces a los problemas que pueda plantear cualquier aprendizaje en el futuro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba